El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha planteado en rueda de prensa que ya no permitirá producir más cerveza en el norte de México ante la sequía que afronta la región, por lo que solo impulsará su elaboración en el sureste.

El presidente mexicano ha explicado que «no es decir ya no vamos a producir cerveza, (sino) que no se va a producir cerveza en el norte». El dirigente ha anunciado así que se revisarán las concesiones y se darán incentivos para que las industrias se instalen en el sur del país, donde hay agua suficiente que les permitiría mantener los niveles de producción, destinada en su mayor parte a la exportación, señala Europa Press.

López Obrador destacaba, en ese sentido, el acuerdo que se alcanzó en su momento con la planta cervecera Constellation Brands, en Mexicali, a la que se revocó el permiso porque se ponía incluso en peligro el agua para uso doméstico.

«Tenemos que hacer algo parecido y buscar no dejar sin permiso a las cerveceras. Genera inversión, divisas, porque se está exportando cerveza», ha apuntado López Obrador, según recoge la prensa mexicana.

López Obrador indicó que el país es el principal exportador de cerveza en el mundo y mostró datos de la consultora Statista en el que se muestra que México pasó de ser el cuarto exportador de cerveza a nivel mundial, en 1995, a ser el número uno en 2021.

El mandatario hizo estas declaraciones en su rueda de prensa diaria al ser cuestionado por la sequía en la norteña Monterrey, la segunda ciudad más poblada de México y sede de algunas de las principales industrias, donde sus más de cinco millones de habitantes no tienen agua la mayor parte del día, indica Efe.

Detalló que en el sur de México existen afluentes que la industria cervecera puede explotar, como los ríos Grijalva, Usumacinta y Papaloapan, entre otros.

“Ya no se puede dar permiso en donde no hay agua, o donde están abatidos por completo los mantos freáticos”, insistió. Añadió además que no se puede exponer a la población a la extracción de mantos tan desgastados que el recurso hídrico extraído contiene arsénico.

López Obrador resaltó que lo principal es asegurar el agua para el consumo humano y señaló que el Gobierno mexicano intervendrá para asegurar la correcta concesión de este bien escaso.

Un precedente en Mexicali

López Obrador dedicó tiempo a exponer el precedente de lo ocurrido en Mexicali, la capital de la árida Baja California, donde se canceló la construcción de una planta cervecera de la empresa Constellation Brands, que contaba con una inversión de 666 millones de dólares y un avance de más del 75%.

Después de la cancelación del proyecto por una consulta popular impulsada por el propio presidente mexicano, la trasnacional cervecera decidió instalar una nueva planta en Veracruz, en el sur mexicano, donde planea invertir 5.500 millones de dólares hacía 2024.

En 2022, la empresa ha invertido 1.300 millones de dólares e informó el pasado viernes que utilizará 14 concesiones de agua, las cuales le fueron transferidas tras no estar siendo explotadas por terceros a los que se les otorgó en el pasado.

Al respecto, López Obrador reiteró que desde su llegada al Gobierno mexicano en diciembre de 2018 su administración no ha otorgado nuevas concesiones para explotar agua.

LEER NOTICIA ORIGINAL: EL ÁGORA