Nota por: Héctor Usla | El Financiero

Una de las grandes apuestas del Gobierno de México para generar más energía limpia es mediante la construcción y remodelación de plantas hidroeléctricas; sin embargo, las sequías que azotan al país podrían poner en riesgo este plan, advirtió Moody’s Investors Service.

“Los planes del gobierno incluyen más generación hidroeléctrica por parte de laComisión Federal de Electricidad (CFE), no obstante, la perspectiva de sequías más frecuentes pone en riesgo este plan. La creciente escasez de agua complicará la vida de México en sus esfuerzos por cumplir con su objetivo de generar más energía limpia”, señaló el reporte de la calificadora.

Agregó que, ante la escasez de agua, el país tendría que cubrir las caídas de la generación de energía hidroeléctrica con fuentes sucias y caras, como el diésel o el combustóleo, lo que implicará mayores costos para la CFE.

México planea aumentar la generación de energía limpia dentro de su matriz energética a un 35 por ciento para 2024, ya que actualmente ronda el 25 por ciento, por lo que tratará de reducir el uso del gas natural.

Moody’s puntualizó que, aunque la generación de energía hidroeléctrica es más económica, el estrés hídrico y el cambio climático limitarán su viabilidad operativa y financiera a largo plazo.

“Aunque son caras de construir, una vez en funcionamiento, las plantas hidroeléctricas suelen proporcionar fuentes de energía limpia y a gran escala, con un suministro de electricidad a bajo costo en muchos mercados energéticos. Pero el patrón de precipitaciones más bajo de la región en los últimos años ha afectado el desempeño financiero de los operadores”, señaló.

Además, el aumento de las temperaturas, los patrones de lluvia fluctuantes y las sequías prolongadas complican la generación de energía hidroeléctrica, haciendo que el flujo de agua de los ríos sea más variable, cambiando los flujos estacionales y agravando las pérdidas por evaporación de los embalses.

Actualmente, la energía hidroeléctrica representa más del 40 por ciento de la capacidad de generación instalada de la región, además aporta entre el 45 y el60 por ciento del despacho de electricidad en América Latina.

Por otra parte, la calificadora indicó que la reducción de la búsqueda para generar energía hidroeléctrica ya alcanzó su punto máximo, por lo que comenzará a retroceder a partir de este mismo año.

La menor presencia que se espera de este tipo de proyectos aliviará el estrés de las aseguradoras regionales.

“El fin del pico de energía hidroeléctrica en América Latina claramente beneficiaría a las compañías de seguros, que han luchado durante mucho tiempo para administrar las pólizas complejas y riesgosas que cubrirán nuevos proyectos hidroeléctricos”, visualizó Moody’s.

Leer noticia completa en: El Financiero