En lo que va del año, el Interapas ha detectado, clausurado y regularizado más de 700 tomas clandestinas, con lo que se ha evitado una merma importante en el agua que se inyecta en la red de la Zona Metropolitana, destacó el director general de ese organismo operador de agua potable, Alfredo Zúñiga Hervert.

Precisó que es una prioridad el revisar y detectar estas tomas clandestinas porque más allá del daño patrimonial que se le hace al organismo, es más serio el daño que se le hace a la ciudadanía y más ahora que la Conagua pretende disminuir 19.2 millones de metros cúbicos de extracción, tras las omisiones de directores anteriores del organismo operador.

“La pérdida del líquido en el clandestinaje reduce volumen y presión, por lo que en varias ocasiones se ha visto como las últimas casas de fraccionamientos y colonias sufren de desabasto, lo cual es responsabilidad de quienes la canalizan a domicilios, negocios o industrias, sin estar regulares ante el Interapas”, explicó.

Por ello, se hacen recorridos por las diversas calles que conforman la Zona Metropolitana y cuando se detectan disparidades entre lo que se inyecta y lo que se factura y sin fugas de red que justifiquen diferencias, se focalizan las detecciones hasta encontrar los lugares que consumen agua de manera irregular.

“Este año tan solo hemos encontrado más de 700 tomas no regulares y se procede a clausurarlas e iniciar procedimientos administrativos”, destacó, y agregó que lo más importante es que se atiende al responsable con la intención de regularizar su servicio, tanto en tomas no registradas, como el tipo de estas, pues pueden ser tomas domiciliarias que surten servicios comerciales o industriales.

“Es muy importante también que los vecinos nos indiquen estas tomas clandestinas, para proceder a la brevedad”, enfatizó.

Fuente original