Ante lo que llamaron una verdadera crisis de ecosistemas en Jalisco, diversas organizaciones civiles se pronunciaron por la necesidad de conocer las verdaderas condiciones del Lago de Chapala, pues a su alrededor se ha incrementado la incidencia de males renales, como en el Río Santiago. Por lo anterior,  invitaron al Gobernador Aristóteles Sandoval y a todo su gabinete para que desde ese punto y luego de ver las condiciones del río se tomen las medidas para bajar los índices de contaminación.

Jaime Eloy de la Fundación Chapala y Parque Agua Colomos III, Abigail Agredano y Guadalupe Espinosa del Colectivo Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo y Raúl Muñoz de El Salto y Juanacatlán, adelantaron que no aceptarán el estudio de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) con respecto a la Presa El Zapotillo, pues todo deja ver que el Gobierno ha pagado para hacerlo a modo y seguirla construyendo.

“No hemos tenido la suerte de ver los resultados de sus esfuerzos para remediar esta devastación ambiental”, resultando afectados habitantes de los municipios de  Tlajomulco, Juanacatlán, Tonalá, San Pedro Tlaquepaque, Ixtlahuacán de los Membrillos y otras comunidades cercanas a la Barranca de Huentitán.

Asimismo destacaron la preocupación de los enfermos renales por ingerir el agua contaminada del Lago de Chapala en las comunidades ribereñas como San Pedro Itzicán, en el municipio de Poncitlán, “que ya parece epidemia”  y que merece atención inmediata de las autoridades de salud.

LAMENTAN SILENCIO DE LA CEDHJ

Los quejos lamentaron además, de que el pasado 27 de enero, al cumplirse ocho años de la macro recomendación hecha por la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDH) respecto a las condiciones del Rio Santiago, además de que no se ha cumplido con las recomendaciones, la Comisión guardó silencio, no fue capaz, ni siquiera de defender sus posturas.

Finalmente, insistieron en señalar la necesidad de generar una política emergente para resolver las condiciones del agua, ya que toda la que consumimos está contaminada.

Fuente original