■ Foto Cortesía de la Universidad Iberoamericana

El ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, José Ramón Cossío Díaz, manifestó que es viable la acción de inconstitucionalidad que promueven algunos municipios en contra de la reforma que permite la privatización del agua. El problema, aclaró, es que la ciencia jurídica mexicana carece de precisión para determinar lo que constituye el derecho humano al líquido.

En consecuencia, señaló, hace falta literatura especializada en la que se establezca la definición, dimensión y ámbitos de operación de este derecho constitucional.

Para demostrar esto, el ministro recordó que el derecho humano al agua esta consagrado en el artículo 4 de la Constitución Mexicana, a partir de eso se ha construido un discurso sobre la importancia de los derechos humanos y la dignidad, pero no se ha definido de “qué tamaño es el derecho al agua”, es decir, este discurso no se ha traducido en leyes o artículos que normen las realidades y necesidades concretas de los ciudadanos.

Por la falta de literatura jurídica, agregó, es que la Suprema Corte enfrenta grandes desafíos.

“Nosotros en la Corte no tenemos que estar haciendo ciencia jurídica, debiéramos tomar ciencia jurídica de buena calidad y ponerlo en las sentencias y resolver conflictos de los que vengan a los litigios, pero hay déficit importante en la construcción de los derechos humanos”, insistió.

Es así que el ministro Cossío reconoció que técnicamente es viable que la Suprema Corte reciba las controversias constitucionales; de hecho, informó que los ayuntamientos son los gobiernos que más acciones de ese tipo presentan ante el máximo tribunal; no obstante, se debe analizar a fondo el caso.

José Ramón Cossío visitó la entidad el pasado viernes para presentar en la Universidad Iberoamericana el Doctorado en Investigación Jurídica, durante el acto el ministro destacó la importancia de profundizar en temas actuales como el derecho humano el agua.

Al ser cuestionado sobre las controversias que presentaron Comunas poblanos, empezando por el de San Pedro Cholula, el ministro dijo desconocer la reforma de la Constitución local y los planteamientos del asunto.

Sin embargo, resaltó que el doctorado propone realizar investigaciones enfocadas hacia los problemas prácticos de la vida cotidiana, como es el agua, a través de propuestas innovadoras y utilizando nuevos métodos y herramientas de investigación que busquen lograr el establecimiento de un Estado de derecho más ordenado.

Por otra parte, el rector de la Universidad Ibero Puebla, Fernando Fernández Font, consideró que el abasto del agua es un problema real en la entidad y empieza por la ciudad capital, en donde el servicio se ha concesionado.

Afirmó que hay colonias de la ciudad de Puebla que no reciben el líquido todos los días y eso se ha convertido en un tema de protestas fundadas, ya que aseguró que el agua debe llegar a todos los hogares.

No obstante, Fernández Font también consideró que el tema se ha politizado de cara a las elecciones que se desarrollarán el próximo año a nivel estatal y federal.

Fuente original