INTERNACIONAL

 

abc.es

 

redaccion@ambientum.com

 

Un equipo interdisciplinar formado por 13 investigadores de China, Estados Unidos y Suecia afirma que la acificación oceánica se está extendiendo rápidamente en el Ártico occidental tanto en extensión como en profundidad

El océano que se acidifica más rápidamente es el Ártico

La investigación, publicada en la revista Nature Climate Change, señala que las aguas ácidas del Ártico se expandieron entre 1990 y 2010 aproximadamente 550 kilómetros hacia el norte, desde la península Chukchi (noroeste de Rusia) hasta la costa del noroeste de Alaska, y que la profundidad de esas aguas aumentó de 100 a 250 metros.

“El Ártico es el primer océano donde se observa un aumento tan veloz y en gran escala de la acidificación, por lo menos dos veces más rápido que el observado en los océanos Pacífico o Atlántico, apunta Wei-Jun Cai, profesor de Tierra, Océano y Medio Ambiente en la Universidad de Delaware (Estados Unidos).

Richard Feely, científico de la agencia estadounidense NOAA (Administración Nacional Atmosférica y Oceánica), apunta que “la rápida propagación de la acificación oceánica en el oeste del Ártico tiene implicaciones para la vida marina, especialmente almejas, mejillones y pequeños caracoles, que pueden tener dificultades para construir o mantener sus caparazones en aguas cada vez más acidificadas”.

Los caracoles marinos denominados pterópodos son parte de la red de alimentación del Ártico y son importantes para la dieta del salmón y del arenque. Su disminución podría afectar al ecosistema marino en una mayor escala. Entre las especies árticas potencialmente expuestas a la acidificación de los océanos están las pesquerías de subsistencia de camarones y variedades de salmón y cangrejo.

Patrones de circulación

Por otro lado, los científicos estudiaron muestras de agua tomadas por el rompehielos chino “XueLong” (que significa “dragón de nieve”) en los veranos de 2008 y 2010 desde los mares marginales del Ártico hasta las cuencas situadas hasta 88 grados de latitud, justo debajo del Polo Norte.

Los científicos midieron el carbono inorgánico disuelto y la alcalinidad, que les permite calcular el pH y el estado de saturación de la aragonita, un mineral de carbonato que los organismos marinos necesitan para construir sus conchas.

Los datos recogidos por el rompehielos y sus pertinentes simulaciones sugieren que el aumento del agua del invierno del Pacífico, conducida por los patrones de la circulación y el hielo que se retira del mar en el verano, es el principal responsable de esta extensión de la acificación oceánica, según Di Qi, que participó en la investigación.

Fuente original: Aqui