■ Foto Elizabeth Rodríguez Lezama

Zoquitlán. Durante más de cinco horas, habitantes de este municipio mantuvieron cerrada la carretera que comunica a la Sierra Negra, a la altura de la entrada a la cabecera municipal; además, retuvieron al regidor de Gobernación y al síndico, en protesta porque el presidente Fermín González se negó a darles una explicación sobre el cabildo en el que el ayuntamiento avaló el dictamen para entregar al Estado la administración del agua potable.

Fue alrededor de las 2 de la tarde del pasado viernes cuando los inconformes llegaron para cerrar la carretera, y al presentarse los dos funcionarios optaron por retenerlos con el objetivo de presionar al edil para que llegara a dialogar, pero eso nunca sucedió.

Con el objetivo de demostrar que son personas pacíficas que solo buscan acuerdos con la autoridad, decidieron dejar libres a los dos funcionarios con el compromiso de que el regidor de Gobernación encabezaría un diálogo con los manifestantes, lo cual ocurrió durante la tarde del sábado.

Durante la asamblea del sábado los habitantes determinaron clausurar el palacio municipal, hasta que haga acto de presencia para dialogar con la población Fermín González, por lo que de momento todos los asuntos que el pueblo necesite tratar con el gobierno municipal, los atenderá el regidor de Gobernación.

Fueron casi 300 personas, no solo de la cabecera municipal, sino también de juntas auxiliares, los que participaron en las movilizaciones, tanto la que realizaron el jueves en el Palacio Municipal como en el cierre de la carretera.

Acusaron a Fermín González de actuar en contra de su pueblo, ya que jamás tomó en cuenta el parecer de sus gobernados para convocar al cabildo y dar el visto bueno a un proyecto que se percibe como el primer paso para privatizar el agua en la entidad.

Igualmente lamentaron que el alcalde no haya mostrado solidaridad con sus compañeros de cabildo que fueron retenidos por la población, aunque aclararon que ambos funcionarios no fueron maltratados el tiempo que estuvieron retenidos, ya que se les trató con respeto absoluto.

Zoquitlán es uno de los municipios que se encuentra dentro de la lista de los que dieron su apoyo al dictamen del Congreso del Estado, cuyas reformas despojan a los ayuntamientos del derecho para administrar el servicio de agua potable, lo cual provocó molestia entre los habitantes.

Cabe destacar que en este municipio se pretende instalar una hidroeléctrica sobre las afluentes de los ríos Atzalán y Coyolapa, proyecto que ha encontrado gran oposición entre los habitantes, quienes señalan que el edil mantiene un apoyo absoluto a la Minera Autlán, responsable de esa iniciativa.

Fuente original: Aqui